Banner
Vamos X MAS por la niñez colombiana

Clonación | Dios Fertiliza lo Estéril

Mientras escribo, revolotea a mi alrededor otro de mis nietos, Pablo; francamente no me gustaría que lo clonaran. ¡Él es único! Pese a que en escritos anteriores intenté una rápida incursión a este espinoso tema, debo dejar en claro que jamás he pretendido hollar terrenos que me son vedados. ¡Dios me libre del diletantismo! Dicen que cuando Teilhard de Chardin planteó el evolucionismo dentro del ámbito católico-romano, algunos miembros de la jerarquía instigaron su excomunión, la cual no se produjo porque Juan XXIII les replicó: -Yo no puedo condenar lo que no entiendo.

 

Es claro que el padre Teihard y toda su farragosa bibliografía han pasado a buen retiro, como no tardará en sucederle al evolucionismo en su totalidad; pero esta anécdota sirve para que todos nos cuidemos de lanzar opiniones sobre temas propios de los especialistas. Doy gracias a Dios porque el admirado hermano Antonio Cruz es pastor y, también, biólogo, dotado así de autoridad para hablarnos de este tema en un libro que debe ser artículo de primera necesidad para obreros cristianos.

 

Lo anterior no elimina mi natural interés como dirigente espiritual, unido a una sana curiosidad de comunicador social y periodista, acerca de la clonación humana, sobre la cual soy moderadamente escéptico con base en informaciones serias que han sido difundidas profusamente. Veamos algunas: El director general de la Unesco, Koishiro Mansura, recordó en diciembre de 2001 la plena vigencia de la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos, que condena categóricamente investigaciones o prácticas encaminadas a la clonación humana con fines reproductivos. El funcionario recalcó:

 

“ la urgencia de hacer todo lo posible, a nivel nacional e internacional, para prohibir experiencias que no solo son científicamente arriesgadas, sino que además son éticamente inaceptables, puesto que constituyen un ataque intolerable a la dignidad humana”

 

Darío Silva-Silva. Extractado del libro Sexo en la Biblia, páginas 178-179)

Entradas relacionadas
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.