+57 (1) 634 - 6100
Calle 102 No. 14 – 64
Síguenos en:

¿Por qué nos desanimamos tanto?

6 Más vale poco con tranquilidad
que mucho con fatiga…
¡corriendo tras el viento!

La unión hace la fuerza
7 Me fijé entonces en otro absurdo en esta vida: 8 vi a un hombre solitario, sin hijos ni hermanos, y que nunca dejaba de afanarse; ¡jamás le parecían demasiadas sus riquezas! «¿Para quién trabajo tanto, y me abstengo de las cosas buenas?», se preguntó. ¡También esto es absurdo, y una penosa tarea!

No hay vacunas contra el desánimo, no estamos exentos, el problema es hacer del desánimo un estilo de vida, pero el reflejo del rostro de Jesús, el fruto del Espíritu, cambia esa actitud frente al problema.

¿Por qué nos desanimamos tanto?
  1. El agotamiento
  2. La falta de fe
  3. La crítica
  4. El temor
  5. La enfermedad
Entradas relacionadas
Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *