Jueces 10 al 12, De malhechor a líder