Jesucristo… mi travesía permanente

―Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

En la medida que nosotros comenzamos a dejarnos guiar por su palabra y vamos desarrollando fe bibliocéntrica, nos iremos afirmando en el camino, en verdad y viviendo como Él dice.

Jesucristo... mi travesía permanente
  1. El pecado y la corrupción
  2. La incredulidad
  3. La antigua naturaleza pecaminosa
  4. La mente
  5. Un corazón endurecido
  6. La religión
  7. La idolatría
Entradas relacionadas
Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *