Génesis 5 al 7 | El arca, Cristo mi refugio seguro