Las Reacciones de Jesús | El Silencio

La profecía del silencio. Aquí no hay ninguna paradoja. Cierto que suena muy raro, Profecía del Silencio, pues todas las profecías se dicen con palabras, y el poder de la palabra se utiliza precisamente para profetizar. ¿Profecía del silencio? Es lo que vamos a analizar, porque las predicciones de Isaías, siete siglos antes de este juicio en la ciudad de Jerusalén, fueron milimétricas y perfectas.

 

Maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca; como cordero, fue llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante su trasquilador; y ni siquiera abrió su boca. Isaías 53:7.

 

Esta escena, como hemos leído en los Evangelios, está clara: Ante Pilato, él estaba maltratado y humillado. Ante Herodes, él estaba maltratado y humillado. Ante el Sumo Sacerdote, él estaba maltratado y humillado. Pero ante todos tres, guardó silencio. Por tres veces el profeta habla del silencio del Mesías. Ante Pilato no abrió su boca. Enmudeció ante Herodes. No abrió su boca ante el Sumo Sacerdote. Lo dijo tres veces Isaías, lo hizo tres veces Jesús. Hay que aprender algo aquí: en la aflicción y en la angustia, no abrir la boca, porque la profecía se cumple en el silencio.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 224)

Entradas relacionadas
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.